No vivamos como esclavos

Mientras llegan los mesías de “Podemos” y “Guanyem” con sus procesos constituyentes y pócimas regeneracionistas a salvarnos de la Casta, la Troika y el Pentágono también se puede empezar desde abajo en lugar de confiar puerilmente en la papeleta mágica que nos llevará a la Arcadia feliz. El quid de la cuestión sería: ¿qué es más utópico, pretender hacer “cosquillas” al Poder real mediante los procedimientos electorales y la participación en la tumefacta partitocracia o construir lugares de autogestión para las pequeñas cosas cotidianas, sin pretender asaltar los cielos, pugnando por defenderse de las fuerzas y cuerpos sin más aspiración en principio que la preservación e ir metiendo una cuña en el entramado? O, en las sabias palabras del Subcomandante Marcos en el momento de su vuelta al anonimato: “para rebelarse y luchar no son necesarios ni líderes ni caudillos ni mesías ni salvadores. Para luchar sólo se necesitan un poco de vergüenza, un tanto de dignidad y mucha organización”.

“Que no vivamos como esclavos” un recorrido por los procesos de autogestión y economía comunitaria y participativa que están surgiendo a lo largo y ancho de todo el país a raíz de la crisis, del que merece una mención especial el barrio de Exarchia, bastión de los movimientos sociales griegos, autogestionado y protegido por sus propios habitantes donde ni la policía ni los integrantes de Amanecer Dorado se atreven a entrar:  un viaje a la Atenas actual lleno de resistencia y esperanza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s