Etiquetado: socialismo

El reformismo electoralista: de la tragedia a la farsa

 

La historia ocurre dos veces: la primera vez como una gran tragedia y la segunda como una miserable farsa

Carlos Marx, ‘El dieciocho de Brumario de Luis Bonaparte’

 

1ª parte. Reformismo pujante: la tragedia

Si Eduard Bernstein levantara la cabeza y se asomara a la escena política actual en los países -como a él le gustaba decir- civilizados superiores se sentiría, muy probablemente, sumamente desconcertado. El histórico líder de la socialdemocracia alemana, el partido democrático más antiguo del mundo, albacea testamentario de su venerado maestro Engels, pasó a la historia por ser el iniciador de la herejía revisionista, que a finales del siglo XIX removió los cimientos de la ortodoxia vigente en los partidos y organizaciones socialistas con su cuestionamiento sacrílego de los postulados clásicos del marxismo. ¿Cuál sería pues el motivo de su estupor? ¿Existe realmente una buena razón para recuperar una disputa centenaria con toda el agua que ha pasado bajo el puente? ¿Puede ser de alguna ayuda para comprender la nada halagüeña situación de las fuerzas políticas de izquierdas y la farsa grotesca que representa el parlamentarismo en nuestros días?

Sigue leyendo

La metástasis del capital

La analogía médica (algo socorrida quizás), utilizada también por Alba Rico en la cita inicial,  describe sin embargo bastante apropiadamente la agudización galopante de la condición parasitaria del reino del capital y, por tanto, la más que probable superación del límite económico y ecológico a partir del cual el proceso degenerativo será irreversible. El texto, escrito en 2009 en los albores de la crisis, trata humildemente de fundamentar la intrínseca condición depredadora y degenerativa del Moloch, basada en sus propias condiciones de reproducción y mucho más allá de cualquier ilusión autolimitativa (como sabiamente expresa Castoriadis) de tinte keynesiano-reformista.

La sociedad capitalista es una sociedad que corre hacia el abismo, desde todos los puntos de vista, porque no sabe autolimitarse. Y una sociedad verdaderamente libre, una sociedad autónoma, debe saber autolimitarse, saber que hay cosas que no se pueden hacer o que incluso no es necesario intentar hacer o que ni siquiera hay que desear
Cornelius Castoriadis

La mutación antropológica

Apropiándome de este feraz concepto de Pasolini, escribí este texto hace cuatro años tratando de ofrecer algún atisbo de “táctica política” abundando en el, en mi opinión, doble sentido de sus magistrales Escritos Corsarios: desvelar los sofisticados mecanismos de conformación del consenso en la sociedad crematística y mantener prendida (venciendo la masiva tendencia al fatalismo cínico frente a esa dominación totalitaria del “poder sin rostro”) la llama de la, cada vez más acuciante, necesidad de rebelión.

Pasolini, efectivamente, anticipó en sus Scritti corsari y Lettere luterane (1976) nuestro presente, no sólo el de Italia. El triunfo de los valores de la economía burguesa y neocapitalista, la homologación total de las culturas subalternas (no de las diferencias de clase, por supuesto) en la civilización burguesa; el triunfo de una lengua y cultura de una nueva civilización tecnocrática, pragmática, totalitaria, basada en la mera comunicación, en la autoridad de los medios de comunicación de masas, y el consecuente genocidio –no sólo de las culturas subalternas– sino de la misma cultura humanista, expresiva y diferenciada. (…)

Texto publicado en el blog de la revista La Pecera

Mucho más que dos ruedas

A raíz de un evento reciente, organizado por un viejo amigo e insigne bloguero, tuve el último click para lanzarme a escribir una apología de la bicicleta que llevaba tiempo rondándome las mientes. Siendo humilde panfletista y veterano pedalista tenía una cuenta pendiente con rendir un homenaje a ese maravilloso vehículo. El leit motiv era resaltar las potentísimas cualidades de la bici como bien ecosocialista y símbolo embrionario de otra forma de organización social basada en la racionalidad ( “la producción y el consumo al servicio del ser humano y la naturaleza y no a la inversa”) y opuesta radicalmente a la barbarie circundante. No encontrando apenas reflexiones al respecto, me pareció mínimamente útil poner un granito de arena.

¿Quién manda realmente en España?

Panfletón, quizás demasiado incendiario y recargado para mi gusto actual, escrito hace ya seis años (después de la segunda victoria de Zapatero) cuando la crisis en ciernes y la descomposición de la partitocracia hacían tan acuciante si cabe como en la actualidad un levantamiento popular contra el entramado dominante. Como creo que no está todavía demasiado mohoso lo divulgo de nuevo.